A medio camino entre India y China, entre el hinduismo y el budismo, entre el arte y la religión, su historia está marcada por la violencia del régimen comunista de los Jemeres Rojos, dirigidos por Pol Pot  y por la invasión de Vietnam en 1978. Sin embargo, esto no ha hecho que su población haya perdido su sonrisa. Nada te prepara para ver un amanecer en uno de los templos de Camboya. Ya sea por los relatos del explorador francés Henri Mouhot en 1860 o por la más reciente película Tom Raider de Angelina Jolie en el papel de Lara Croft. La necesidad de ver con nuestro propios ojos lo que era ficción o realidad de las imágenes que nos describían hizo que la familia decidiera aprovechar el Viaje a Vietnam en Agosto de 2010 y visitar este maravilloso país.

03-Camboya-Siem-Reap-01-Angkor-Wat-0 (8)

Volamos desde Ho Chi Minh (Vietnam) a Siem Riep (Camboya, 1 h 10 min).  Recordar que lo habíamos organizado en Halcón Viajes, gracias al amigo Jesús, con Transruta como proveedor. Consistía en 5 días en Camboya visitando Siem Reap, los templos de Angkor y la capital Phnom Penh. Aunque estuvo muy bien organizado siempre te gusta quedarte mucho más tiempo para disfrutar a tu aire de esos instantes mágicos en los que quedas hipnotizado por el retozar de un buey de agua en los arrozales, el juego de los niños al borde de una carretera o simplemente el vuelo de una libélula en un atardecer.

Plano-templos-angkor

Dejamos el equipaje y nos dirigimos a los templos de Angkor. Aunque esta región ha estado habitada desde el s. I dC,  gracias al comercio entre la India y China, sobre todo a través del río Mekong, también se introdujo el hinduismo y el budismo. Pero es a partir del s IX con Jayavarman II (770–835) fundador del Imperio Jemer, cuando comienza su expansión por todo el sudeste asiático, teniendo su mayor esplendor entre los s. XI al XIII, para decaer totalmente  en el s. XV y ser engullida literalmente por la selva. Muchos ríos de tinta han corrido con todo tipo historias; que si un cambio climático, hambrunas, enfermedades, invasiones de otros pueblos, etc. El caso es que no sería hasta 1861 cuando el explorador H. Mouhot la sacase nuevamente a a la luz aunque hay constancia de que misioneros portugueses y españoles habían visitado la región varios siglos antes. La entrada es personalizada con una foto y solo se pueden adquirir en la entrada al complejo para 1, 3 y 7 días, los precios han subido desde que fuimos creo que ahora son 37, 62, 72 $2020.

01-Camboya-Siam-Reap-02-Ta-Prohm.0 (6)DSC_8056

El primero de los templo que visitamos en Angkor fue el templo Ta Prohm, originalmente Rajavihara o Monasterio Real. Mandado a construir en 1186 por Jayavarman VII (1122–1218) seguidor del budismo Mahayana. En honor a la tríada budista, Prajnaparamita, Lokeshvara y Buda, identificándola con madre, padre e hijo levantó tres templos con esa cosmología, Ta Prohn, Preah Khan y Bayón.  Por tanto, este templo está dedicado a su madre como personalización de la sabiduría y de la madre de todos los budas. Revoluciona el arte Jemer introduciendo figuras realistas, aunque idealizadas, en las esculturas como si de retratos familiares se tratase. 

El templo se extiende por 60 hm2 y está rodeado de un muro de laterita y un foso, interrumpido por gopuras, puertas monumentales, tipo torres ornamentadas con cuatro enormes rostros de buda esculpidos en roca mirando hacia cada punto cardinal. A continuación nos vamos encontrados con 5 recintos cuadrados concéntricos con galerías sembradas de pequeñas habitaciones y patios hasta alcanzar el recinto central.  Constituido por una torre central y varias edificaciones menores. Se dice que aquí vivían y estudiaban más de 3.000 monjes budista y unas 80.000 personas se encargaban de los avituallamiento y mantenimiento.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una de las singularidades del templo, es como no, la vegetación que todo lo cumbre y que lo mantiene. Raíces, musgo y lianas lo parasitan todo otorgando un halo de misterio y serenidad que se acrecienta si el día está especialmente neblinoso. Fue decisión del equipo arqueológico francés mantener un equilibrio entre restauración y naturaleza de forma que se mantuviese la imagen original de cómo lo encontraron los primeros arqueólogos. Los más emblemáticos son las Ceibas (Ceiba pentandra), cuyas gruesas y plateadas raíces son como tentáculos de pulpo que mantienen férreamente abrazadas las piedras o la Higuera estranguladora (Ficus benghalensis) con sus finas raíces aéreas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Destacar también los bajorrelives, las devatas, delicadas deidades féminas budistas o los frontones decorados con escenas de la mitología budista en la que destaca la “Gran Partida de Siddharta” del palacio de su padre para comenzar su camino de iluminación antes de convertirse en Buda. También podemos ver monjes meditando o ascetas, junto con guardianes del templo, animales reales o mitológicos.

01-Camboya-Siam-reap-02-Preah-Khan-0 (17)

Nuestro siguiente templo fue Banteay Kdei, que significa Ciudadela de las Celdas, se levanto durante los reinados de Jayavarman VII (1160-1219) y de su sucesor, Indravarman II (1219-1243), como monasterio budista, tal vez de ahí su nombre.  Aunque el estado de conservación no es bueno porque hay zonas restauradas y otras claramente abandonadas. Parece ser que se empleó piedra arenisca de mala calidad para su construcción.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Rodeado de una muralla exterior, construidas con piedras de otros monasterios, tiene un perímetro de 500×700 m, con gopuras con los rostros de Avalokiteshvara, orientadas hacia los cuatro puntos cardinales. A continuación nos encontramos con tres recintos de forma cruciforme. El recinto interior está bordeado de galerías de anchas columnas, que soportan pesadas losas del techo y corren a lo largo de su eje conduciéndonos al templo principal. Los espacios son laberínticos, intrincados, puedes deambular por ellos encontrándote entradas monumentales, torres, salas de ceremonias, patios, etc.

La entrada al santuario está flanqueada por dvarapalas rodeadas de apsaras. En él  vemos una estatua de Buda sentado donde los monjes todavía siguen haciendo ofrendas y detrás el simbolismo de la rueda de la vida. Quedan algunos restos de deidades y un ioni al que le faltaba el lingam

Uno de los espacios más bellos y delicados es la sala de ceremonia denominada Sala de las Bailarinas. Un reciento rectangular con galerías que dividen el espacio en cuatro patios. Los pilares de las galerías, así como, los dinteles y los frontones de las puertas están decorados con imágenes de apsaras, espíritus femeninos de origen hinduista del cielo y del agua que ocupan un lugar destacado en la escultura, danza, literatura y pintura.

Frente al templo se encuentra el Srah Srang o Piscina del Baño Real, un lago artificial construido en tiempos anteriores al rey Jayavarman VII, pero que éste supo embellecer sus orillas con piedra laterita y crear un acceso con escalones tallados protegidos con dos  estatuas de leones en piedra y una balaustrada ornamentada con Nagas. El estanque era de uso exclusivo del rey y sus esposas.

02-Camboya-Siem-Reap-01-Baksei-Chamkrong-0 (2)

Amanece un  nuevo día en Siem Reap, con algo de llovizna, lo que acrecienta el calor y que sea aun más agobiante si cabe. Por eso nos levantan temprano para un nuevo recorrido por el complejo de templos de Angkor. Paramos en Baksei Chamkrong, un templo hinduista dedicado a Shiva en forma de pirámide. Mandado a levantar por el rey Harshavarman I (*-923) en honor de su hijo Yasovarman I (*-910) conocido como el rey leproso fue completado por Rajendravarman II (*-968).

La pirámide construida en materiales más duraderos como el ladrillo y la piedra laterita. Se eleva hasta la cima unos 13 m que se alcanzan con cuatro empinadas escaleras orientadas a los puntos cardinales. Nos contaron que el nombre significaba; el pájaro que se refugia bajo sus alas, y proviene de una antigua leyenda que decía que el rey intentó huir de Angkor durante un asedio y un enorme pájaro lo protegió bajo sus alas.

02-Camboya-Siem-Reap-02-Bayon-0 (27)02-Camboya-Siem-Reap-02-Bayon-0 (23)

Ahora nos dirigimos a la ciudad de Angkor Thom o Ciudad Grande, construida por Jayavarman VII (1181 – 1220) a orillas del río Siem Reap con un tamaño de 10 kilómetros cuadrados aglutina alguno de los templos más emblemáticos de Camboya. Para entrar por una de sus cuatro puertas monumentales, en cada punto cardinal, hay que salvar un foso por un puente flanqueado por la representación del batido del Océano de Leche, mito del hinduismo, narrado en la epopeya del Mahabharata. Podemos ver a 54 demonios (asuras) y 54 dioses (devas) en plena calzada, absortos en su lucha épica en busca del néctar de la inmortalidad.  Un muro alto cubre todo el perímetro. Entramos por la puerta sur, las cuatro caras del bodhisattva Avalokiteshvara nos miran con cierta seriedad. 

02-Camboya-Siem-Reap-02-Bayon-0 (45)

Situado en el centro geográfico de Angkor Thom se levanta el soberbio templo budista de Bayon, significa Montaña de la Victoria, construido entre los s XII y XIII como templo estado de Jayavarman VII. Lo que más llama la atención es el número de torres, unas 37 de las 49 originales, la mayoría de cuatro caras en dirección a los puntos cardinales y con esa media sonrisa estilo Mona Lisa que unos atribuyen al rey Jayavarman VII y otros bodhisattva Avalokiteshvara. Lo que es innegable es que da la sensación de estar contemplando una cadena montañosa con su pico central a imagen del sagrado monte Meru.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El templo tiene forma rectangular y está elevado sobre una plataforma a la cual se accede por una calzada, con un estanque a cada lado, que finaliza en el recinto exterior. Caracterizado por galerías de falso arco cuyas paredes están decoradas con bajorrelieves de carácter histórico  y escenas de la vida cotidiana. La galería exterior encierra un patio en el que hay dos bibliotecas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A continuación entramos en el recinto interior compuesto por una galería decorada con bajorrelieves de carácter mitológico, por una terraza donde se levantan la mayoría de las torres en las esquinas y en las entradas. De planta cruciforme unidas por galerías y separada por una balaustrada.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por último, El edificio central, hoy circular pero originalmente cruciforme, con una torre de 31 m contiene la estatua de Buda sentado, protegido por Muchilinda, el rey serpiente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Aparte de las caras, tal vez, lo más destacado sean los bajorrelives que arrojan luz a los historiadores sobre la sociedad jemer. En estos bajorrelieves podemos ver escenas idílicas de madres jugando con sus hijos, de mercados, de construcción o caza que contrastan con imágenes de guerras, batallas navales, etc. Hay que recordar que no existen textos epigráficos solo estelas fundacionales en piedra de los templos y relatos de viajeros, comerciantes y diplomáticos.

02-Camboya-Siem-Reap-06-Terraza-Rey-Leproso-0 (3)

Salimos del templo y caminamos en dirección norte dejando el templo Baphuon, del siglo XI, tipo montaña con escaleras empinadas,  a nuestra izquierda hasta llegar a la Terraza de los Elefantes, delante de la cual se abre una gran explanada, la Plaza Real.

Es una plataforma de unos 350 m de longitud y 3 m de alto con varias escalinatas. Se divide en tres secciones, la central está decorada con garudas y leones de tamaño natural y las dos de los extremos, representan un desfile de elefantes con sus mahouts  dirigiéndolos. Aquí el rey Jayavarman VII pasaba revista a sus ejércitos. Realmente sería impresionante para el pueblo sentir como se acercaban las tropas desde la cercana Puerta de la Victoria y oír retumbar el suelo, la música, las danzarinas y por fin, majestuosos, engalanados y pintados de vivos colores, aparecen bramando y moviendo sus trompas y colmillos los elefantes.

02-Camboya-Siem-Reap-04-Prasat-Suor-Prat-0 (2)02-Camboya-Siem-Reap-04-Prasat-Suor-Prat-0 (1)

Justo delante de la terraza, a ambos lados del camino de la victoria, se encuentran Prasat Suor Prat,  que significa, templo de los bailarines de la cuerda floja, un conjunto de 12 torres que parece ser que servían para resolver conflictos entre las personas mediante el “juicio divino“.

02-Camboya-Siem-Reap-06-Terraza-Rey-Leproso-0 (12)

Si continuamos caminando hacia el norte nos encontramos con otra terraza donde se levanta una solitaria estatua que representa al dios hindú Iama, el dios de la muerte. Esta terraza es conocida con el nombre de Terraza del Dios Leproso, dada la decoloración y el musgo recuerda a un leproso y esto encaja con la leyenda del rey Yasovarman I, quien parece que padeció la lepra.

02-Camboya-Siem-Reap-06-Terraza-Rey-Leproso-0 (14)

Se cree que la terraza tuvo una función crematoria. El frente de la terraza, de 25 m de largo y 6 de alto, está decorado con bajorrelieves que muestran figuras divinas, nagas y dioses junto a sus consortes y asistentes.

02-Camboya-Siem-Reap-05-Phimeannakas-0 (8)

Detrás de estas terrazas un alto muro con gopuran dan entrada al Templo Phimeanakas construido en el s X, durante el reinado  Rajendravarman (941-968), mientras que los restos de un Palacio Real que lo rodea, pertenecen al rey Suryavarman I (1006 a 1050) en el s XI.

02-Camboya-Siem-Reap-05-Phimeannakas-0 (13)

El nombre del templo se traduce por celestial o aéreo y es de tipo montaña con forma piramidal de tres niveles de 12 m cada uno. A las que se accedía por cuatro empinadas escaleras axiales, sobre los que se asienta una galería perimetral con ventanas. Las escaleras están decoradas con estatuas de leones y en las esquinas con figuras de elefantes. Al último nivel solo podía acceder el rey donde se dice que pasaba la noche con una serpiente de nueve cabezas, transformada en mujer…¡ jajaja todo muy místico, claro!.

02-Camboya-Siem-Reap-05-Phimeannakas-0 (18)

De los restos del Palacio Real a penas quedan algunos cimientos y cuatro piscinas o estanque reales, uno profusamente decorado con bajorrelieves de divinidades y animales acuáticos. Hay que recordar que la mayoría de las construcciones se realizaron en madera y todo lo que nos ha llegado son las referencia del diplomático chino Zhou Daguan.

Por la tarde nos llevaron al templo Banteay Srei o ciudad de la belleza, situado a 45 km al noreste de Angkor, cerca de las montañas Kulen. De camino paramos en campos de arroz y en algunas pequeñas aldeas donde pudimos ver su forma de vida cotidiana que no se alejaba mucho de las imágenes que ya habíamos visto en los bajorrelieves de los templos. El trabajo en los campos de arroz nos pareció agotador y muy duro, sin embargo sus rostros reflejaban una inmensa alegría. No hay que olvidar que la civilización jemer eran conocidos comos los Señores del Arroz. Construyeron baray, grandes embalses, para acumular agua para tiempos de sequía y gran red canales, además aprovechaban la crecida de los ríos para fertilizar las tierras que luego cultivaban.

02-Camboya-Siem-Reap-04-Banteay-Srei-0 (58)

Creo que el atardecer es la hora más adecuada para visitar este templo porque los rayos de sol al incidir sobre la piedra rojiza provoca que vaya cambiando su color del rosa al ocre pasando por toda una gama cromática de inusitada  belleza. El Banteay Srei data del s. X y curiosamente no lo levantó un rey sino un diplomático y erudito real,  Yajnavaraha. El templo está dedicado a Shiva como Tribhunamahesvara o Señor de los Tres Mundos. Es conocida como la joya del arte jemer.

Como la mayoría de los templos esta formado por tres recintos rectangulares concéntricos dispuestos simétricamente a lo largo de un eje este-oeste. Antiguamente lo rodeaba una ciudad, Ishvarapura, hoy desaparecida al igual que el muro exterior del que solo queda la gapura oriental.  Una avenida y una calzada con restos columnas de piedra nos conducen hasta la gopura del  tercer recinto. Antes de llegar al segundo recinto hemos de pasar un foso y nuevamente más puertas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Lo que más llama la atención son los frontones y dinteles de estas puertas, con delicadas tallas de escenas de la poema épico del Ramayana, que cuenta las aventuras de Rama, una de las encarnaciones de Visnu. El nivel de detalle y precisión es muy alto en comparación con otros templos. También se pueden ver imágenes de kalas, un monstruo de grandes fauces, símbolo del tiempo; nagas de tres cabezas que surgen de las fauces de un león o makara, los garudas, pájaros míticos, mezcla de ave rapaz, felino y ser humano enemigo de las serpientes y montura de Vishnu.

En el centro del complejo hay tres torres, llamadas Prasat, una al lado de la otra en una plataforma en forma de T. La del centro y sur están dedicadas a Shiva y la del norte a Visnu. Se accede a través de seis escaleras custodiadas por dos dvarapalas, estatuas arrodilladas con forma humana y cabezas de animal. Las paredes están profusamente decoradas con motivos vegetales y los nichos delimitados por columnas y rematados por arcos donde se instalan devatas y apsaras. A ambos lados se levantan dos edificios que reciben el nombre de Biblioteca.

02-Camboya-Siem-Reap-05-Phomn Bakheng-0 (18)

Nuestra última visita del día fue ver el atardecer desde el templo Phomn Bakheng. Es un templo hinduista en forma de montaña y dedicado al dios Shiva. Levantado en el s. IX por el rey Yasovarman (889-910) fue la pieza central de su capital, Yasodharapura. Es una representación simbólica del Monte Meru, hogar de los dioses hindúes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Se ubica sobre una colina a 65 m de la llanura circundante. El templo está construido en forma de pirámide de base rectangular de siete niveles, que representan los siete cielos. En el nivel superior vemos cinco santuarios de arenisca, distribuidos según el patrón de quincunx , uno en el centro y los demás en cada esquina del cuadrado.cuatro escaleras monumentales salieron para subir la colina. Se accede por cuatro escaleras orientadas hacia los puntos cardinales custodiadas por leones.

02-Camboya-Siem-Reap-05-Phomn Bakheng-0 (32)02-Camboya-Siem-Reap-05-Phomn Bakheng-0 (37)

Al ser uno de los puntos más elevados las vistas del sunset es casi obligatoria. Como sucede siempre en Asia y seguramente en cualquier parte del Mundo, el ocaso es un motivo para la reflexión, pero si además estás en un lugar sagrado para muchas personas, el sentimiento aumenta encogiéndote el corazón pero al mismo tiempo llenándote de una paz interior  indescriptible.

03-Camboya-Siem-Reap-01-Angkor-Wat-0 (36)

 

Con el nuevo amanecer nos dispusimos a visitar Angkor Wat o Ciudad del Templo, erigida por Suryavarman II durante el s. XII con el objeto de unificar el país. Simbolizando este poder en el máximo exponente del arte jemer, el templo hinduista más grande del Mundo, dedicado al dios hindú Vishnu, con una extensión de  casi 200 hm2. Aunque se convirtió en un templo budista a fines del s. XII de la mano del rey Jayavarman VII, que trasladó la capital a Angkor Thom, llevándose la mayoría de las riquezas.

Nuevamente en el diseño del templo se recrea el monte Meru, hogar de los dioses. Cinco torres representan los cinco picos del monte, las paredes y el foso son las  cordilleras circundantes y el mar. Lo primero que llama la atención es un foso de 200 m de ancho. Una vez salvado el foso por un largo puente de piedra nos encontramos con un alto muro exterior de piedra arenisca, en forma de galería porticada de unos 4,5 m que protegía a la ciudad.  El acceso se realiza por una puerta de entrada monumental, gapura, aunque hay cuatro, una cada punto cardinal, la del oeste es la principal, en referencia al dios Vishnu, de hecho una estatua de este dios se encuentra en una estancia de esta galería.

Pasada la puerta se abre un gran espacio que antiguamente ocupaban las casas del pueblo, tipo palafitos, ordenados por calles, el palacio del rey, y otros edificios administrativos. De ésto nada ha sobrevivido por haberse construido en madera, solo algunos basamentos. Una gran calzada de piedra es el punto de entrada y de unión con el templo central. Está adornada con una balaustradas de nagas.  A ambos lados de esta avenida vemos dos edificios identificados como bibliotecas con entradas en cada punto cardinal.

03-Camboya-Siem-Reap-01-Angkor-Wat-0 (32)

Justo antes de entrar en el segundo recinto encontramos dos estanque a ambos lados de la calzada. Es la imagen más icónica de Angkor Wat. El reflejo de las torres y las palmeras sobre las mansas aguas de la laguna proyecta una serenidad y una paz maravillosa.

La avenida termina en una plataforma cruciforme con escalones que nos permiten  acceder a tres distintos niveles del templo, cada uno a mayor altura, atravesando gapuras bellamente adornadas con frontones y frisos. En este primer nivel la galería abovedada con arco de falso techo y dobles columnas alberga la secuencia de bajorrelieves mas larga del mundo que ilustran escenas de la literatura India, Ramayana y Mahabharata. Aquí se encuentra una de las escenas más fotografiadas, el Batido del Mar de Leche, que muestra a asuras y devas usando a la serpiente Vasuki para batir el mar bajo la dirección de Vishnu. para extraer el elixir de la inmortalidad. Y también un relieve dedicado al ejercito de Suryavarma II. Estos bajorrelives estaban cubierto de pan de oro y color que ya apenas se nota.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el segundo nivel  se presenta un claustro cruciforme con cuatro piscinas hundidas que en su día estaban llenas de agua. En el lado sur se encuentra la Sala de los Mil Budas, cuyo nombre se debe a la acumulación de estatuas que dejaban aquí los devotos y peregrinos. Un pasaje oscuro da acceso a la plataforma del templo central que nos lleva hasta las escaleras de subida. Bastante empinadas por cierto.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sin embargo es desde lo alto del santuario principal desde donde tendremos las mejores vistas del templo y de la selva que lo rodea. Desde este punto se aprecia mejor la estructura del templo. Vemos como las galería tiene una gopura en cada uno de los puntos cardinales, y las dos galerías interiores tienen torres en sus esquinas, formando un quincunx con la torre central.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nuevamente las representaciones de apsaras y devata alcanza un nivel superior de calidad, belleza y delicadeza. Las hay a miles, de distintos tamaños, posiciones, con diferentes atuendo o peinados. Prácticamente todas las superficies, columnas, dinteles e incluso techos están tallados. También hay criaturas míticas como unicornios, grifos, dragones alados etc.

Nuestro último destino en Siem Reap fue la visita a los pueblos flotantes de lago Tonlé Sap, cuya traducción es lago de agua fresca. Dice la wiki que ocupa una extensión de 2.590 km2 en la estación seca llegando a casi los 25.000 km2 en la estación de lluvias y es la mayor extensión de agua dulce del sudeste asiático. Aquí viven más de 100.000 personas mayoritariamente vietnamita que se dedica a la cría de peces o granjas de cocodrilos. Viven en aldeas flotantes literalmente, aunque también podemos encontrar viviendas tipo palafitos cerca de las orillas. Otros grupos se dedican al cultivo del arroz o de plantaciones de flores de loto para la fabricación de tejidos que sacan del tronco de la planta o cuya flor sirve de alimento. Muchas de las casas flotantes incluyen en su parte inferior las trampas de peces.

Son muchas las aldeas del lago aunque las más visitadas, algunas muy turísticas, son Chong Kneas, Kompong Pluk, Kompong Khleang o Mechrey. En todas podemos ver una vida dedicada al ciclo del agua, aunque la mayoría dispone de generador eléctrico y las antenas de TV son como setas, las condiciones de vida son muy duras o por lo menos para el punto de vista de un occidental. Son muchas las empresas que se dedican a realizar tours por el lago pero el dinero no parece llegarle a estas comunidades. Dejamos tranquilos a los habitantes del lago y tomamos el avión hacia la capital camboyana, Phnom Penh, pero esa será otra historia….