En mi retina se agolpan nítidas todavía las imágenes de los chedis que sobresalen en una llanura de verdor infinito, de la eterna sonrisa de los birmanos vestidos con sus longyis, de las caras cubiertas de thanaka, de los búfalos... Seguir leyendo →