En nuestra Ruta por los Pueblos más bonitos de Andalucía comenzamos por la provincia de Huelva, dejamos para otra ruta los pueblos de mar y nos centramos en los pueblos de la sierra, la más salvaje y agreste. Nos adentramos en la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, al norte de la provincia, disfrutando del paisaje de la Dehesa, encinas, alcornoques, robles, castaños y por supuesto el cerdo, dueño y señor de esta región.

Aracena, con un tesoro en sus entrañas

Es el pueblo mayor de la zona, el más habitado y un lugar estratégico para visitar la región, tanto a pie como en coche.

Comenzamos nuestra visita en la plaza del Marqués de Aracena. Arbolada y presidida por una fuente de cuatro caños coronada por una escultura de S. Julián, rodeada de edificios modernistas, donde destaca el Casino Arias Montano.

Continuamos por la calle Gran Vía de los Infantes, a la izquierda en la calle San Blas, nos llama la atención un soportal con una fuente de piedra y boca de león. Nos recuerda su pasado árabe.

Continuamos hasta llegar al Museo del Jamón, un emblema del pueblo. Cerca encontramos la Plaza de Doña Elvira, con un gran estanque y un surtidor en el centro.

Tomando la Avda. Huelva llegaremos a una de las plaza mas importantes de Aracena, la Plaza de San Pedro, se encuentra poblada de palmeras, naranjos y esculturas, que forman el Museo de Arte Contemporáneo al Aire Libre “Andalucía”.

En un nivel superior, coronada por su espadaña, se yergue la Ermita de San Pedro, construida en el siglo XV.

Este lugar fue el asentamiento de la potente colonia judía y morisca que, durante la edad media estaba aquí asentada, dedicándose a la curtiduría de pieles y para ello utilizaban el manantial que hoy se encuentra urbanizado en los lavaderos públicos de la Fuente del Concejo.

Subiendo por la calle Pozo de las Nieves, llegamos a la entrada de la Gruta de las Maravillas. Nosotros habíamos comprado las entradas (10€/pp) por internet para evitar colas. La visita es guiada (45′) en grupos y no se pueden hacer fotos. Realmente son espectaculares. La ruta es circular distribuida en tres niveles de galerías, por donde circula el agua, embalsándose en lagos de bellos colores turquesa con gran numero de formaciones geológicas como estalactitas, estalagmitas, columnas, coladas, etc…

Al salir nos dirigimos a la Plaza Alta, por la calle Las Cruces. Aquí destacan dos edificios, el Cabildo Viejo y la Iglesia Parroquia de Ntra. Sra. de la Asunción. El Cabildo Viejo, antigua casa consistorial, es un edificio de planta cuadrangular construido en el siglo XV. La portada es de estilo renacentista.

Frente al Cabildo en un nivel inferior y separado por un muro de piedras y labradillo rojo con una fuente de mármol empotrada en el centro, se encuentra la iglesia renacentista de Nuestra Sra. de la Asunción, cuyas obras se iniciaron en XVI. Cuenta con tres naves de igual altura en su planta de salón, donde destacan las bóvedas decoradas con casetones y una cúpula de media naranja.

Tomando la calle Plazoleta de la Virgen del Mayor Dolor pasamos por debajo de un singular campanario que hace las veces de puerta de acceso antes de llegar a la Iglesia prioral de Ntra. Sra. del Mayor Dolor, un edificio que mandó a levantar la Orden del Temple en el XIII en la cima de la montaña. Consta de tres naves a igual altura con coro a los pies y presbiterio poligonal al que se adosa la torre mudéjar en la nave del Evangelio. En su interior destacan bóvedas nervadas de esquema estrellado que descansan sobre esbeltos pilares

Si continuamos llegamos al Castillo de Aracena en lo alto de la loma. La fortaleza se erigió en el siglo XIII, en la época islámica, sobre una antigua edificación fortificada musulmana y se mantuvo en uso hasta principios del siglo XVI.

Las vista desde aquí te hace pensar como se desarrolló Aracena, creciendo desde el Cerro del Castillo hasta el valle.

Regresamos hasta la plaza Alta y nos dirigimos por la calle Jesús y María hasta el Convento de las Monjas Dominicas, la única construcción barroca, del s. XVII, hoy en día es un hotel.

Regresamos a nuestro punto de partida para probar la gastronomía local en el Rte. Puerta 20, un plato de jamón ibérico, unas berenjenas crujientes con miel de caña, una morcilla tonta (de matanza) y un revuelto de Gurumelos (setas de la región) que nos dejaron muy satisfechos.

Alájar, a los pies de la Peña

Es un pequeño pueblo de aires árabes que se encuentra a los pies del monumento natural de la Peña de Arias Montano y Cuevas de Alájar, para llegar hasta ella, desde Aracena, circulamos por una estrecha carretera rodeada de bosques de castaños, encinas, etc. Ascendimos un pequeño puerto de montaña con unas vistas espectaculares de la provincia hasta llegar a la Peña de Arias Montano.

Esta peña natural recibe el nombre del humanista y teólogo D. Benito Arias Montano, que en el s. XVI decidió retirarse a descansar aquí, dando a conocer los encantos del lugar. Un conjunto de cuevas denominado Las Lapas se sitúa en ella, pero estaban cerradas en el momento de la visita. Es un conjunto de ocho cuevas en las que se encontraron restos de épocas antiguas (edad de bronce) y de presencia de ermitas.

El monumento más venerado por los romeros de la región es La Ermita Nuestra Señora de los Ángeles que data del siglo XVI. La estructura del templo responde a la de las iglesias mudéjares de arcos transversales.

Muy cerca de la Ermita podemos encontrar un campanario de estilo neoclásico.

Otro de los lugares emblemáticos en la peña es el Arco de los Novios, se cree que era la antigua puerta de acceso a los jardines de la casa de Arias Montano. De estilo almohadillada renacentista, asegura la leyenda popular que la pareja que pase debajo de ella se casará, a nosotros no nos hizo falta, jejeje

A continuación bajamos al caserío, y caminamos por las empedradas calles hasta llegar al centro neurálgico y de más movimiento del burgo, la Plaza de España. Una recoleta plaza donde se ubican todas la fuerza sociales, ayuntamiento, guardia civil y el bar del pueblo, donde aprovechamos para desayunar.

A pocos pasos se levanta la Iglesia de San Marcos, de finales del s. XVI. Tiene la torre eclesiástica más alta de la provincia de Huelva, está compuesta por tres cuerpos y rematada con un pináculo.

Este caserío tradicional, de origen islámico está declarado Conjunto Histórico Artístico desde 1982. Posee casas de los siglos XVI, XVII y XVIII repartidas por los alrededores de la Iglesia de San Marcos, sus calles empedradas, estrechas e irregulares hacen que sea considerada la parte más antigua de la villa. Siempre vigilada desde lo alto por la Peña.

Jabugo, decirlo es babear

Continuamos nuestro periplo por los pueblos más bonitos de Andalucía hasta llegar a Jabugo. El pueblo vive para la cría del cerdo ibérico y, por tanto, en la producción de todo tipo de productos procedentes del mismo.

Caminamos por su calle principal, donde destaca el monumento al Maestro Jamonero y el templo del jamón ibérico, la bodega Cinco Jotas o Sánchez Romero Carvajal, fundada en el año 1879. Cuando llegamos las visitas guiadas habían terminado, ¡fue un gran palo!.

Fuimos por la calle Barco una de las calles más emblemáticas de Jabugo, por su singular forma. Cuando caminamos por ella parece que estuviéramos andando por la quilla de un barco, primero baja para luego subir. No quiero estar allí cuando llueva mucho, jejeje.

La calle finaliza en la Plaza del Jamón, es el centro neurálgico de la villa, donde se encuentran los edificios más notables del pueblo; el ayuntamiento, el casino y la iglesia de San Miguel, y donde se celebran las fiestas patronales.

La iglesia parroquial de San Miguel Arcángel, cierra una esquina de la plaza. Su construcción data del s. SXIII, en estilo neoclásico, tiene una característica fachada en la que se muestran elementos de carácter barroco-andaluz que aportan una gran belleza a su estructura. Al lado se levanta el Ayuntamiento de la ciudad.

Frente a ellos, otro edificio emblemático, el Casino Central, el único que sigue en activo de los cuatro con los que contó la localidad. Lugar de reunión de los habitantes de este pueblo y donde podremos hacer una parada para tomar como no, un vino y una tapa de jamón de calidad superior. Con este buen sabor de boca dejamos la Provincia de Huelva en esta Ruta por los Pueblos más Bonitos de Andalucía en 20 días. Continuaremos en la Provincia de Sevilla, te esperamos allí…