Cuando alguien nos pregunta cómo hemos conseguido que nuestros hijos sigan viajando con nosotros. Siempre les respondo que es cuestión de suerte y de haberles enseñado a amar la aventura de viajar, no solo mostrándoles lo importante que es conocer nuevas experiencias vitales, otras culturas, otras gastronomías, otras religiones, en definitiva otras formas de pensar y vivir, sino también las dificultades; las eternas horas de espera en los aeropuertos, los viajes largos de avión, guagua o tren, aquellos alojamientos cutres, los “pateos” interminables por las ciudades, esas comidas callejeras, ¡esto es lo único que hay para comer! o ¡no se puede comer hasta más tarde!, ja, ja, ja. Nuca fue fácil. Así y todo decidimos estas Navidades de 2018 reunirnos en Malasia toda la familia nuevamente.

Volamos de Tenerife (TFN) con Norwegian a Madrid (duración 2:30 h), donde recogimos a Daniel (vive y trabaja, allí) y al día siguiente volamos primero, a Dubai (duración 7h) con Emirates, haciendo escala (1:30 h) y luego continuamos hasta (duración 7h) Kuala Lumpur . Donde nos esperaba Irene que estaba viajando, en un año sabático, por el sudeste asiático (puedes seguir su blog: “Una vida de aventuras“). Realmente nosotros tenemos una especial atracción por el sudeste asiático. Nuestra estancia no iba a superar los 15 días, que tendríamos que repartir entre Malasia y Singapur.  Situada en dos regiones dividida por el mar de China. La peninsular, limita al norte con Tailandia y al sur con Singapur. La insular, Borneo limita al sur con Indonesia y al norte con Brunéi. Malasia es un país marcadamente musulmán, con una población que asciende a 30 millones de personas, cuyo principal idioma es el malayo y la moneda es el ringgit malayo (1€ 2018 =4,7 MYR). Además se conduce por la izquierda, reminiscencia del dominio del imperio británico de quienes se independizaron en 1957. El uso horario es UTC+8. 

Malasia-tripline
pinchar aqui

Comenzamos pues nuestro periplo por  su capital, Kuala Lumpur, a la que le dedicaríamos 3 días (4 N), con excursión a las cuevas de Batu. Luego nos desplazamos hacia el sur en guagua (2:30 h) hasta la ciudad de Malaka, donde permanecimos 2 días (1 N) y continuamos en guagua también (6 h) hasta Singapur. Aquí permanecimos 4 días (3 N). Volaríamos con AirAsia (1:30 h) hasta la isla de Pulau Langkawi donde disfrutaríamos de sus playas 4 días (3 N). Retornamos al continente nuevamente en vuelo con AirAsia (40 min)  hasta la isla de Penang y su capital George Town en la que permanecimos 4 días (3 N). Allí nos despedimos de Irene que continuaría su aventura asiática visitando otros lugares de Malasia y nosotros volamos a Kuala Lumpur con Air Asia (1:00 h) para posteriormente regresar a España.

Taman_Negara_Wikipedia
Foto de wikipedia

Dado el corto espacio de tiempo del que disponíamos no pudimos pasear por la jungla más antigua del mundo, Taman Negara disfrutando de sus puentes colgantes escandidos entre las copas de los árboles, explorar sus cuevas, o navegar por el río Sungai Tembeling. Tampoco pudimos disfrutar de los extensos campos de té en las neblinosas montañas de las Cameron Highlands . Y aunque ya habíamos visitado la isla de Borneo que se reparte entre tres países, Malasia, Brunei e Indonesia, nos hubiese gustado ver de nuevo a los orangutanes en el valle del Danum, o el brillo de las luciérnagas en el Firefly Park, o los monos naringudos del parque nacional de Bako.  Otro de los highlight a los que renunciamos y éste por cuestiones meteorológicas, debido a las fuertes lluvias del monzón que azotaban la zona este del país donde se encuentran los enclaves playeros por excelencia, y cuyas infraestructuras permanecían cerradas en esta época del año; como las islas Perhentian, la isla Tioman, la isla de Kapas o  la isla de Redang. Ya volveremos con más calma y tiempo…lo prometo, jajaja.

Kuala Lumpur

DSCN5266

Es la puerta de entrada y la que nos da la bienvenida a Malasia, ciudad moderna, con un tráfico infernal, de grandes edificios modernistas singularizados en su mayor símbolo, las Torres Petronas. Con sus 452 metros y 88 pisos fueron las más altas del mundo, sede de la compañía petrolera Petronas y diseñadas por el arquitecto argentino César Pelli.  Es posible subir al puente Skybridge, que las une a 170 metros de altura, aunque hay una limitación de 1000 personas por día.

20181224_141642

Pero también es un crisol multicultural donde se entremezcla la cultura malaya con la hindú o china. Lo que permite encontrarnos zonas como Chinatown, que se vertebra a partir de su calle principal, Jalan Petaling, y se extiende por un laberinto de calles con cientos de tiendas y puestos callejeros. Cerca se abre, para los amantes de los mercados, el Mercado Central, data del 1883. En esta zona también se puede disfrutar de varios templos taoistas, destaca el Templo Guan Di, dedicado al general Kwan. El incienso se eleva delicado y grácil, en espirales perfectas, solo perturbadas por la presencia de los devotos. Otra zona singular es  Little India o Brieckfields, el olor a especias y la música lo inunda todo. Es curioso que el templo hinduista más antiguo, Sri Mahamariamman con un gapuram de más de 23 metros de altura no se encuentre aquí, sino en Chinatown.

20181224_113446

Tampoco podemos olvidar su pasado más inmediato, el legado de los británicos, el Barrio Colonial, situado en los alrededores de la plaza Merdeka o de la Independencia, En ella ondea la gigantesca bandera nacional que conmemora la independencia de 1957. La plaza está rodeada de emblemáticos edificios, como el palacio del Sultan Abdul Samad, el Club Selengor, el Museo Nacional de Historia, la antigua estación de ferrocarril o la Biblioteca Nacional. Muy cerca se encuentra la Mezquita de los Viernes o Masjid Negara

Cuevas de Batu

20181225_103540

A una media hora en tren de Kuala Lumpur y a unos 13 km al norte de KL, encontramos el gran centro de peregrinación hindú, las Cuevas de Batu (de 7 a 20 h), dedicado a Murugan, dios de la guerra y de la victoria en la mitología hindú. Se trata de un conjunto de cuevas naturales con más de 400 millones de años de antigüedad enmarcadas en una montaña de piedra caliza. En el exterior destacan pequeños mausoleos hindúes y una gran estatua de color dorado de 42,7 metros de altura del Dios Murugan. A continuación nos esperan 272 escalones tallados en la roca, eso sí, entretenidos por los monos y sus travesuras.

20181225_105854.jpg

El interior esta formado por dos enormes cavernas unidas por más escaleras. En la primera, a mano izquierda, se levanta el templo dedicado al dios Murugan. En la segunda, se alza el templo dedicado a su esposa, Valli Devanai. En algunos de los altares, los monjes reparten comida y en otros, realizan ritos de purificación o imponen el bindi o tilak, y te cuelgan una pulsera de hilo anaranjado como señal de bendición. Hay tres cueva más pero son de pago. La Drak Cave (35 RM) en la que se realiza una excursión con guía y linterna. La Cave Villa (15 RM) en la cual hay un pequeño museo y la Ramayana Cave (5 RM) a la izquierda de la montaña flanqueada por una estatua de 15 m del dios mono Hanuman.

Malaca (o Melaka)

20181228_011309

Epicentro del comercio entre India y Asia durante más de 500 años dada su  privilegiada ubicación, en el Estrecho de Malaca, que permitía controlar el tráfico marítimo entre los océanos Índico y Pacífico. Fue codiciada por portugueses, holandeses y británicos que dejaron su impronta en toda la ciudad. El río Malaca separa la ciudad en dos; el Barrio chino, con sus casas de arquitectura típica malaya, que antiguamente  funcionaban como talleres y tiendas de antigüedades y hoy en día venden artesanías, ropa, y todo tipo de souvenirs, en calles como Jalan Tokong o Jonker street. Por las que circulan vistosos rickshaw adornados con flores de plástico y personajes de Disney o Hello Kitty y con música occidental a todo volumen. Contrasta con la serenidad, relajación y misticismo de los diversos templos de las tres culturas; los templos chinos Xiang Lin Si o Cheng Hoon Teng, la delicada mezquita Masjid Kampung Kling o el pequeño templo hinduista Sri Poyatha Vinayagar Moorthi.

20181227_130837

Al otro lado del río, por el que también se realizan tours en barcazas y cuyas orillas están repletas de obras de arte callejero, pequeñas tiendas y restaurantes que por la noche encienden sus farolillos rojos, dándole a la zona un ambiente romántico y acogedor. Cruzando el puente entramos en la zona colonial, la Plaza Holandesa o Dutch Square, concentra los edificios históricos más importantes; el Stadthuys (1660), que desarrolló las funciones de ayuntamiento, la Torre del Reloj, la iglesia de Cristo (1740) construida con ladrillos traídos de Holanda y la fuente de la Reina Victoria. Cerca se alza la iglesia de St Francis Xavier, con sus dos imponentes campanarios en la fachada principal. 

20181227_121729

Un camino asciende hasta la colina de St Paul, a un lado el cementerio de los Holandeses y en lo alto los restos de la Iglesia de St Paul, construida en el año 1521. Aquí se guardaron los restos del misionero jesuita Francisco Javier, antes de ser trasladados a Goa (India). La colina domina el puerto y la desembocadura del río. A sus pies los restos de la fortaleza portuguesa, A Famosa (1511), de la cual solo queda en pie, la Puerta de Santiago. De regreso se pasa por el Museo Islámico y el Museo Marítimo o Flor de la Mar, este último ubicado en una reproducción de una carabela portuguesa del siglo XV.

Singapur

20181228_164530

Entramos desde Malaca en guagua (aprox. 6 h) un pequeño trámite aduanero (no es necesario un visado) y ya teníamos un nuevo país en nuestro pasaporte. Un país-estado que pasó de ser un pueblo de pescadores llamado Temasek o “Ciudad del Mar” en el siglo XIV hasta la llegada de los ingleses en 1819. En 1963 obtuvo su independencia y en 1965 se separó de la federación Malaya. Singapur es la mayor de las 64 islas e islotes que forman un pequeño archipiélago que, en los últimos años, ha aumentado su extensión a base de ganarle terreno al mar. Sus leyes son férreas, con penas de muerte para tráfico de drogas y homicidio, la flagelación la dejan para delitos menores, la homosexualidad está penada con 2 años de cárcel y escupir o mascar chicle está prohibido. Dicen que así han logrado estar en el top 10 de los países con mayor renta per cápita del mundo, junto a los tratados comerciales y sobretodo por ser un paraíso fiscal. La moneda es el dólar singapurense [1€ 2018 = 1,53 SGD (S$)]. El idioma mayoritario es el inglés.

 

IMG-20181228-WA0020

Por tanto, Singapur es una ciudad joven, muy vital y moderna. Grandes avenidas, parques realmente alucinantes y edificios futuristas de cristal y hormigón. Ciudad cosmopolita y tecnológicamente adelantada a otras muchas capitales occidentales desarrolladas. Disfrutar de la zona de la Marina Bay es un espectáculo arquitectónico: el Museo ArtScience, con forma de flor de loto, las torres del hotel Marina Bay Sands y el Singapore Flyer, la noria más alta del mundo, definen el skyline de la ciudad. Los jardines Gardens by the Bay, inspirados en una orquídea gigante y que, por la noche se convierten en un espectáculo de luz y sonido son alucinantes.

20181229_182344

Muy cerca encontramos Merlion Park, zona elegante y distinguida, su simbólica fuente, mitad león y mitad pez, nos recuerda el origen pescador de Singapur y el significado del nombre en malayo: Ciudad del LeónLos antiguos embarcaderos del Río Singapur nos indica que nos hemos adentrado en el Civic District o distrito fluvial. En esta zona se instalaron los británicos en 1822. En Boat Quay y Clarke Quay, abundan las barcazas y las terrazas de los restaurantes son un hervidero cuando cae la tarde y miles de luces inundan la ciudad.

20181228_152420

Ahora nos adentramos en Kampong Glam, el distrito donde residía la aristocracia malaya-musulmana hacia 1819. Aquí se levanta la mezquita del viernes, Masjid Sultan. Con una gran cúpula dorada y una sala de oración para más de 5.000 fieles en su interior.

20181228_113746

A unos cuantos pasos entramos al bullicioso Chinatown, donde abundan los mercados callejeros, con templos de varios credos, como el armonioso Sri Mariamman, hinduista, el Templo budista de la reliquia de Buda, inaugurado en 2007, o el templo taoista de Thian Hock Keng, dedicado a la diosa del mar Ma Zhu Po. Algo más alejado está Little India. En la Serangoon street, nos llama poderosamente la atención el coloridos de las casas. A un par de manzanas encontramos el templo de Sri Veeramakaliamman, dedicado a la diosa hindú Kali

20181228_195401

Pero como en todos los lugares del mundo no puedes irte sin haber disfrutado del espectáculo (gratuito) de luz y sonido en Gardens by the Bay. A esa hora indefinida de la tarde cuando el crepúsculo comienza a ser evidente, en la zona de los súper árboles futuristas, éstos comienzan a cobrar vida, es un momento mágico, contienes la respiración, miles de luces se encienden y apagan al ritmo de la música como una danza frenética que hipnotiza. Es un imprescindible de Singapur. Ahora volaremos hasta la isla de Langkawi, nuevamente en Malasia.

La isla de Langkawi

20190102_105800

En un archipiélago de 104 islas, bañadas por el mar de Andamán y muy próximas a la frontera con Tailandia, se sitúa Langkawi, la isla principal. Un destino turístico ideal para relajarse, con  zonas de playa como la de Pantai Cenang, con una amplia variedad de deportes acuáticos, parasailing, motos de agua, el típico plátano tirado por una moto de agua u otras playas más tranquilas como la de Tanjung Rhu. Pero si no eres de los que se tiran como lagartos a coger sol puede hacer un trekkings por la selva hasta las Seven Wells, una cascada de unos 20 metros y unas posas donde bañarte y deslizarte por las resbaladizas rocas. Es el premio al esfuerzo de la subida. En el trayecto puedes ver a los turistas gritando cruzar las copas de los árboles mediante tirolinas.

20181231_151738

Si prefieres algo menos sudoroso, lo tuyo es el SkyCab, un telecabina que ostenta el Record Guinness por ser el más inclinado del mundo,  42º. El recorrido es de 2 km por encima de la selva y asciende a una cima de casi 700 metros sobre el nivel del mar. Las vista del archipiélago con cientos de islas es espectacular. También se puede acceder al SkyBridge, el puente colgante  más largo del mundo, 125 metros de longitud sobre un único pilar.

DSCN6061

Pero si las alturas te dan miedo, entonces opta por un paseo en lancha por el Kilim Karst Geoforest Park Langkawi, este parque se encuentra al noreste de la isla y ocupa una zona de manglares, playas vírgenes y colinas kársticas verticales que sobresalen en el mar de Andaman. Pasearás entre manglares, seguidos de cerca por monos esperando que les des comida, te introducirás en cuevas infectadas de murciélagos con impresionantes estalactitas y estalagmitas, visitarás una granja de peces y como colofón verás dar de comer a águilas pescadoras y como planean por encima de tu cabeza. 

DSCN5882-b

Pero lo seguro que te llevarás en tu retina es una gran colección de maravillosos atardeceres…

George Town

20190103_095717

La ciudad que desde sus paredes te habla, te susurra, te atrapa, te hipnotiza. Una ciudad para ser mirada, con un ritmo de vida relajado, diferente.  Una ciudad para saborearla, para caminarla sin rumbo, para perderse en ella. Se encuentra en la isla de Penang unida al continente por diversos puentes y ferris. La mezcla de las diversas etnias y religiones que llegaron a sus costas, le han otorgado una gran variedad ecléctica de estilos arquitectónicos, coloniales y asiáticos. Pero también, una reputación como capital gastronómica, donde destaca la comida callejera.

Parece ser que el Street art comenzó cuando la ciudad fue nombrada Patrimonio de la Humanidad en el 2008. El estado aprovecho el tirón y convocó el concurso “Marking Georgetown” y que consiguió reunir a un equipo de mentes creativas y caricaturistas locales para adornar las paredes de la ciudad. Sin embargo son las obras del lituano Ernest Zacharevic, que corresponden al proyecto “Mirrors Georgetown“, dentro de la Celebración del Festival George Town de 2012, las que han dado más relevancia e importancia a la ciudad.

20190103_120110_1

Los barrios de Chinatown o Little India donde se entremezclan la mayor diversidad cultural. Recorre las calles Lebuh Chulia, Love LaneJalan Masjid Kapitan Keling o Armenia Street y cuando te canses entra en alguna de las shophouses chinas; las antiguas tiendas de dos o tres plantas en cuya primera planta se ubicaba la tienda y en las demás vivía toda la familia y que hoy se han restaurado para usarse como B&B, restaurantes, tiendas de ropas, etc… En esta zona disfrutamos del templo hinduista Sri Mahamariamman,  muy cerca está la gran mezquita Masjid Kapitan Keling o la Mezquita de Acheen Street. El templo taoista más antiguo de la ciudad, el de la Diosa de la Misericordia, o Kuan Yin Teng,  se mezclan junto a las casas de los clanes chinos que hicieron fortuna en el comercio como los Seh Tek Tong Cheah Kongsi, los Lum Yeong Tong Yap Kongsi,   o el Ancestral de Han Jiangse que construyeron pequeñas ciudades tras sus muros con espléndidos templos.

20190103_103709_001_1

La impronta del colonialismo inglés queda representada cerca del mar con el fuerte Cornwalli, la torre del reloj en memoria de la reina Victoria, el Padang Kota Lama o la gran explanada, donde seguramente se jugaba al críquet (cricket), el ayuntamiento, el  malecón con vistas al puerto y en él un cenotafio que nos recuerda a los muertos en la II GM. Algo más alejada la iglesia anglicana de St George .

20190103_101313

Muy cerca de esta zona se encuentran los Clan Jetties o los embarcaderos de los clanes que datan de 1882. Consistente en tablazones de madera soportados en pilones sobre el agua y sobre ellos se han construidos casa, templos, salas comunes, etc..Antiguamente, los miembros una familia vivían en el mismo embarcadero y al no vivir sobre el suelo, se libraban de pagar impuestos. Se dedicaban a ayudar a cargar los grandes buques de carga con a sus pequeñas barcas y amarrar los sampanes al embarcadero. Avituallándolos de mercancías varias pero principalmente de leña y carbón.  La rivalidad entre ellos generaba en disputas y peleas. En la actualidad quedan  un total de 7 embarcaderos que pertenecen a los diferentes clanes o familias de inmigrantes chinos. Los embarcaderos Lim, Chew, Tan y Yeoh son los más antiguos. Los Koay, Lee y Mixed  se construyeron más tarde.

20190103_103709_001.jpg

Un highlight que no te puedes perderte es el templo budista, Kek Lok Si, o templo de la Felicidad Supremauno de los 7 más grandes de Asia. Situado en las colinas He San o Colina de las Grullas. Su principal atractivo es la llamativa pagoda de siete plantas de Rama VI, la pagoda de los 10.000 Budas. Un funicular asciende hasta lo alto de la colina donde se alza una estatua de bronce de 30 metros de Kuan Yin, la Diosa de la Misericordia. Desde aquí tenemos unas vistas privilegiadas de todo George Town.

No nos podíamos ir de esta maravillosa ciudad sin hablar de su comida. Llamada la capital gastronómica de Malasia tiene su fama bien asentada. Platos como el Nasin gorem, los Ramen,  las Laksas o los Yeap noodles se ofrecen en la calle Chulia, con una multitud de puestos de comida rápida que se duplica por la noche, puestos como el de Lok Lok, o Wanton Mee, etc son verdaderas instituciones y una delicia para los locales y el turista.  Si lo tuyo no es la street food, también hay otras ofertas como los foods courts o hawker center, son agrupaciones de restaurantes de diferentes ofertas culinarias en los que existe un espacio común para sentarse. Realmente son muy populares en toda Malasia, pero también lo hemos visto en Singapur o Tailandia. Pueden ubicarse tanto en centros comerciales, estaciones de guaguas o trenes, bajo carpas o simplemente al aire libre. Quizás seas más de restaurantes de mesa y mantel, también aquí hay una oferta completísima. Uno de los más populares de comida china es el restaurante Tek Sen (德盛 飯店), con platos tan exquisitos como el cerdo crujiente con salas de chile, las almejas picantes, el pollo con salsa thai de la casa o las deliciosas verduras salteadas. Aunque tal vez te guste más la oferta hindú. En el restaurante el Kapitan encontrarás, gran variedad de samosas, todo tipos de panes rellenos, naan, rotis, etc..o diversos curries o tikka masala de carne o vegetales. Como puedes ver con hambre no te quedarás y además tu bolsillo no se resentirá porque los platos son muy baratos dada la gran variedad de la oferta..