Bali es una de la islas del archipiélago Indonesio, tal vez una de las más conocidas y más visitadas, en ella encontrarás los parajes más insospechados y variados, desde los fantásticos volcanes humeantes, interminables arrozales en bancales, playas infinitas de arenas doradas, exuberante vegetación, formidable paisaje submarino para el snorkel o el buceo y miles de devotos, en coloridas procesiones, portando sus ofrendas a los cientos de increíbles templos dedicados a las miles de deidades de su particular panteón. Al contrario que en el resto de Indonesia, que es mayoritariamente musulmana, aquí se practica una forma muy particular de hinduismo conocido como “hinduismo balinés“, que mezcla la creencia en los dioses y doctrinas hindúes, al lado de creencias animistas y culto a santos budistas.

DSC_8696

A Bali puedes llegar desde Java, en ferry, como en 2015 Dani, Ire y yo, que habíamos contratado el traslado a Bali. Nos subieron en un guagua local sin aire acondicionado en el ferry que sale del puerto de Ketapang (Java) y después de 30 minutos, atracas en el puerto de Gilimanuk (Bali), y desde allí nos quedaban más de 5 horas de trayecto hasta la estación de Mengwi, en las afueras de Dempasar. La otra forma es llegar por avión al aeropuerto de Dempasar, como Rosi y yo en 2016.

DSC_9001

En cualquier caso nuestro primer destino fue la ciudad de Ubud, a 1h de Dempasar, situada en la zona central de la isla y por tanto, ideal para realizar las distintas excursiones para conocer la cultura, gastronomía y la idiosincrasia de los balineses. El pueblo se localiza entre bosques, ríos, pequeños campos, terrazas de arroz, y comienza a ser difícil distinguirlo de las aldeas que lo rodean. Para hacernos una idea en Ubud hay una calle principal, la Jalan Raya Ubud, que atraviesa el centro del pueblo de este a oeste y dos calles largas, Jalan Monkey Forest y Jalan Hanoman, que se extienden hacia el sur de la calle principal.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En la intersección de la calle Jalan Raya Ubud y Jalan Monkey Forest está el palacio  Real o Puri Saren Agung, fue ocupado por Tjokorda Gede Agung Sukawati (1910-1978), el último rey de Ubud. Hoy lo usan sus descendientes, y su jardín se utiliza para danzas. Construido entre los años 1800 y 1823. Destacan las puerta muy ornamentadas y las exquisitas figuras en piedra. Para entrar en los templos es necesario llevar el sarung, una especie de falda que cubre las piernas hasta abajo, pero en la mayoría te lo dejan gratuitamente o te piden una donación.

Siguiendo por la calle Jalan Raya Ubud, en la esquina con Jalan Suweta, nos encontramos con el Pura Desa Ubud, con una gran puerta de piedra y rodeado por un hermoso jardín. En las dos ocasiones lo hemos encontrado cerrado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Continuando hacia el oeste se llega al Café Lotus, entrando nos encontramos con uno de los ambientes más delicados y hermosos de Ubud, un maravilloso estanque lleno de flores de loto, con esculturas y al fondo se levanta el  Pura Taman Sarawasti, dedicado a la diosa de la calma, sabiduría y del arte. Aquí también se celebran espectáculos de danza nocturna.

05-Bali-Ubud-Market (2)

El Ubud Market, es otro de los “templos” estrella de Ubud, consta de dos plantas y está situado al lado del palacio real y de la oficina turística, en una zona ”comercial” al aire libre con callejones estrechos, y pequeñas plazas amontonadas , donde se puede adquirir casi de todo. Hay puestos de fruta, comida, especias, seda, zapatos, relojes, etc…Eso sí, el regateo es imprescindible.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Otra de las visitas estrella es el Monkey Forest o bosque de los monos, una reserva natural sagrada ubicada en el extremo sur de la calle del miso nombre y que contiene tres templos sagrados en el pueblo de Padangtegal.

La reserva está habitada por una banda de macacos balineses de pelo gris y cola larga. Actualmente viven más de 600, divididos en 4 clanes familiares y repartidos por todo el recinto sagrado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los tres templos hindúes, construidos en torno a 1350 son; El Pura Dalem Agung Padangtegal o Gran Templo de la Muerte, que se encuentra en la parte suroeste del parque y se utiliza para adorar al dios Hyang Widhi, en personificación de Shiva. En el interior del templo se alberga una reliquia sagrada, en la forma de un lingga-yoni , el símbolo del dios Shiva, el destructor.

El Pura Prajapati , ubicado en la parte noreste del parque, se utiliza para adorar Hyang Widhi, la personificación de Prajapati. En un cementerio adyacente a este templo, se entierran los cuerpos de los fallecidos para el entierro temporal mientras esperan la Ceremonia de la cremación o Ngaben, que es un ritual funerario.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Pura Beji, en la parte noroeste del parque, se utiliza para el culto de Hyang Widhi, personificación de la diosa Gangga. El templo de la “Sagrada Primavera” es un templo de baños, un lugar de limpieza y purificación espiritual y físico antes de las ceremonias religiosas.

Tal vez lo mejor de Ubud sea pasear por sus calles, en cualquier rincón encontraremos las “puras”, unas pequeñas ofrendas que los balineses dejan por todos lados. Lo bendicen absolutamente todo: las casas, las tiendas, las habitaciones, los templos, los coches… Algunas son más elaboradas, hechas a base de un minicestito de mimbre (o un material similar) en el que ponen flores, arroz, galletitas, chocolatinas, incienso e incluso dinero. Hay que tener mucho cuidado de no pisarlas. La espiritualidad se respira por todos lados en la mayoría de casas locales hay un pequeño templo donde los balineses realizan sus oraciones. El bullicio aumenta en decibelios en las calles principales, donde podemos encontrar: galerías de arte, comercios, casas de masajes, spa, restaurantes, cafés, tiendas de artesanía local, cursos de cocina y de yoga, masajes, etc…