Bukhara, Bujara o Boxoro, es conocida como “la perla del Islam” o “la ciudad sagrada de Asia Central”, gracias al pasado esplendor de sus más de 360 mezquitas y 80 madrazas, donde la leyenda decía que, desde ellas, el sol brillaba hacia arriba.

De Khiva a Bukhara hay 480 kilómetros. Negociamos con un taxi compartido, 75€ por los cuatro y tardamos cerca de 7 horas debido a que la autopista no se ha completado y parte del recorrido se hace por una vieja carretera, llena de baches y desvíos, con tramos destrozados por el paso de camiones y maquinaria pesada.


A la salida de Khiva vemos nuevamente los campos de algodón, los rebaños de ovejas y carros cargados con mercancías en la carretera. Cruzamos el río Amu Daryá, el histórico Oxus de los antiguos griegos, considerado durante siglos la frontera entre Persia y las tierras ignotas de Asia Central, Alejandro Magno lo cruzó en el año 326 a.C. con sus tropas.

La carretera empeora y empieza el gran desierto, atravesamos el Kyzyl Kum (Arena Roja). Las dunas invaden la carretera y nos acompaña todo el camino una especie de empalizada que señaliza las conducciones de gas. Emociona pensar que por aquí pasaban hace siglos las largas caravanas de la Ruta de la Seda, cargadas de especias, sedas, piedras preciosas y leyendas. Íbamos un poco cabreados con nuestro conductor porque a la lentitud y cambios de velocidad, se unió las paradas para comprar agua, repostar, ir al baño, almorzar en un tugurio en medio de la nada, pero sobre todo seguir a un compañero que era el que conocía los desvíos de la carretera. Daniel ejerció de disc-jockey e incluso le grabó al conductor las canciones que llevaba en su móvil.
La primera referencia escrita sobre Bukhara data del siglo III d. C. En el siglo IX se transformó en la capital del estado samánida, con su amplia red de canales de irrigación y  una intensa vida comercial. En el S. XIII destaca la invasión mongola dirigida por Gengis Khan que arrasó la ciudad. En la Edad Media (s. XVI-XVII) Bukhara se convirtió en un destacado  centro religioso de Asia Central, el Khanato de Bukhara, con mezquitas y Madrazas. Fue célebre por su biblioteca, que contenía numerosos manuscritos en árabe, griego, persa, chino y otros idiomas. De esta ciudad era originario el famoso médico y filósofo Ibn Sina (Avicena). Finalmente, desde el siglo XVIII hasta el XIX fue la capital del Emirato de Bukhara, hasta su caída en manos soviéticas en 1924 y su posterior independencia 1991. Nuestro conductor nos dejó en la parada de taxi cerca del estanque Lyabi-Hauz y de nuestro B&B, Hotel Fátima, que estaba justo enfrente. Siempre recordaremos su maravilloso y abundante desayuno y a su enérgica y solicita dueña. 

El Lyabi-Hauz suma a su encanto un elemento tradicional de la religión y cultura islámica, el uso de las aguas del estanque como un espejo donde se reflejan de día la belleza de los edificios, y de noche la infinidad de los cielos, además de un elemento purificador. El estanque esta rodeado de árboles y jardines que proporciona ese frescor en las horas de calor intenso del medio día. Destaca la curiosa estatua del Mulá Nasrudín, un personaje mítico de las enseñanzas sufíes.
 
Este fue nuestro recorrido por la ciudad en las tres noches que permanecimos, obviamente se podría realizar en una sola jornada pero no disfrutarías de los detalles y no me refiero a monumentos, paisajes, etc..no,no,no… sino al tempo, la cadencia y los sonidos, pero sobre todo a esos lugares a los que tal vez, no vuelvas y deberías empaparte de su esencia, para que una vez lejos, puedas recordarlos; y si sientes un olor, un sabor o una imagen haga que vuelvas a sentirte en ese sitio rodeado de los mismos monumentos, paisajes, etc…esa es mi razón de viajar.

Al norte del estanque se encuentra la Madrasa de Kukeldash del s. XVI (1569), tuvo el honor de ser la mayor escuela coránica de toda Asia Central en aquel tiempo. Es un edificio de dos plantas, con un gran portal de mosaico en la entrada y decorado con nichos acabados en arco, flanqueado en las esquinas por elegantes columnas de ónix verde translúcido. 

 

Al este, aparece la Madrasa de Nadir Divan Begi, del sXVII, que en sus inicios fue diseñada como Caravasari, destaca en su la fachada la representación de dos majestuosas aves ataviadas con los colores blanco (símbolo de la paz), celeste (del cielo y del agua) y verde (de la naturaleza), representa al Semurg, pájaro legendario que trae la suerte.

 

Hoy en día, las celdas de los alumnos las ocupan artesanos y comerciantes y en el patio se organizan conciertos con los mejores cantantes y bailarinas de la región.  El patio central lo ocupa un salón de té o (tchaï-khana) con sus típicas mesas bajas cubierta de cojines y alfombras

Por último, al oeste se alza la Khanaka de Nadir Divan Begi era residencia y lugar de meditación sufí. Se construyó entre 1619-1620 en estructura rectangular maciza con sala cruciforme bajo la cúpula y celdas (hudjras) en las esquinas. Tiene muy buena acústica aunque el portal principal es estrecho y alargado. En la sala hay una mesa con un plano en relieve de la ciudad.

A un paso nos encontramos con el primer bazar cubierto con cúpula o Taki. Este se denomina, Taqi-Sarrafon, significa Cúpula de Cambistas, es uno de los tres bazares cubierto mediante cúpula que han sobrevivido desde la época medieval y es el más pequeño. Se construyó en el s. XVI en el lugar de la antigua plaza del mercado junto al aryk(canal de riego) Shahrud. Ahora el agua del Shahrud fluye en la parte inferior del canal de hormigón. En él se realizaba el intercambio de dinero de las caravanas de la Ruta de la Sedaque provenían de la India. Actualmente se vende artesanía, gorros bordados, pinturas en miniatura y recuerdos en general.

En frente, por debajo del nivel de la calle, debido a las excavaciones, se encuentra la Mezquita Maghoki Attar. Fue templo Budista, en el s.V, templo Zoroastra y en el s.XII, Mezquita, incluso se dice que pudo ser usada como Sinagoga hasta el s.XVI. Se traduce su nombre por “Pozo de los herbolarios” debido a la presencia de un bazar de especias cercano en aquella época. La fachada de la mezquita es asimétrica. La decoración arquitectónica se compone de ladrillos cubiertos con figuras geométricas y azulejos de terracota tallados con patrones de vegetación. También se usa terracota tallada para decorar los pilones y las bóvedas de los arcos, combinando patrones de vegetación con inscripciones realizadas en esmalte azul.

A continuación nos encontramos con el segundo de los bazares cubiertos, el Bazar Taki-Ferruson, fue un centro comercial, principalmente de piel y de otros tipos de tocados, como gorros bordados con hilo de oro y perlas, sombreros de pieles y turbantes hábilmente laminados. También sirvió como librería, con una veintena de puestos de venta de libros y manuscritos raros e inusuales. Este es un enorme complejo que tiene una orientación hexagonal, los arquitectos se aprovecharon del trazado de algunas calles para hacerlas coincidir con sus entrada.  Hoy en día bajo su cúpula esférica se concentran tiendas que venden cuchillos, joyas, e instrumentos de música y diversos recuerdos.

Saliendo por la calle central damos a una plaza donde vemos el Tim Abdullah Khan. La palabra Tim significa; galería comercial con una sola entrada. Se construyó 1577 y es el único que queda en esta calle de los seis que había, se sigue vendiendo lo mismo que hace siglos, alfombras, telas y sedas de extraordinaria calidad.
 
El bazar fue construido en forma cuadrada con paredes en blanco sin ningún tipo de decoración.  La luz penetra desde pequeñas ventanas y aberturas en las cúpulas. Al final de esta calle vemos el Bazar Taki-Zargaron y a la derecha la Madrasa Abdul Aziz Khan, que se construyó en el s.XVII opuesta a la Madrasa de Ulugbeg.
La madraza fue construida en modelo persa, en dos plantas con un gran patio con celdas alrededor, dividido por cuatro iwan y una mezquita en el eje central. De gran interés es la decoración de paredes con cuadros florales. En el portal de entrada destaca su arco decorado con estalactitas, pechinas y pinturas.
Cruzando la calle está la Madrasa de Ulugbeg cuya construcción se terminó en 1420. El edificio tiene dos plantas de hudjras (salas para los alumnos), la mezquita. Portal, galerías de dos pisos y torres angulares decoran la fachada. En 1585 las fachadas fueron restauradas y decoradas con mayólicas. Notable es la inscripción en la puerta de entrada: “La aspiración al conocimiento es un deber de cada hombre y mujer musulmán”.
Volviendo sobre nuestros pasos alcanzamos el Bazar Taki-Zargaron, que según un cronista del s. XVI, era el más grande de todos los soportales existentes en Bukhara, su nombre deriva de la palabra Zargar, que significa orfebre, e indica que allí se ubicaron hasta 36 joyeros.  Hoy en día uno puede comprar joyas, pañuelos y diversos accesorios para el hogar, instrumentos musicales, etc.

A travesando el bazar nos encontramos con el Complejo de Po-i– Kalyan que alberga la Mezquita Kalyan, del siglo XV, el Minarete Kalyan, del siglo XII, la Madrasa Mir-i-Arab del s XVI y la Khanqah Khodja Zaynuddin del s XVI.
La Madrasa Mir-i-Arab, fue construida en tiempos de los Samánidas en el s XVI. Está cerrada a los no musulmanes porque se custodian y veneran las tumbas del Khan  Ubaidallah, con una lápida en madera de estilo  Yemen y a sus pies la tumba del Jeque Miri-Arab.
La Khanqah Khodja Zaynuddin construida en s XVI destaca por su hall central amplio con cúpula, es alta y tiene una rica ornamentación. Sirvió como refugio para los derviches errantes y cumplió una función residencial. Era el lugar de reunión  de representantes del Sufismo y lugar del entierro del Jeque Khodja Zaynuddin.
El Minarete Kalyan, es una torre circular de 9 m de diámetro en su base y que va disminuyendo hasta los 6 metros en la parte superior. La altura total del minarete es 45,6 m. Es posible ascender al minarete desde el techo de la mezquita a través de un pasaje. Dentro de la torre hay una escalera de caracol con 104 escalones. Se construyó en 1127 y se dice que es una de los pocos monumentos que no destruyó Gengis Khan.
La Mezquita Kalyan o Djuma se completó alrededor del año 1514, sustituyó a la antigua mezquita Qarakhanid del s XII, que fue construida al mismo tiempo que el minarete. El techo de las galerías que rodean el interior tiene 288 bóvedas que descansan sobre 208 pilares. En el patio, frente a la entrada, de la sala de oración principal se levanta un Portal o iwan con azulejos azules. La mezquita está coronada por una gran cúpula de azulejos azules.
 
En la calle Khojda Nurabad, nos encontramos los bazares dedicados a la compra de oro y de alfombras. Llama la atención que al frente de los puestos de oro estén mujeres Uzbekas, con sus pobladas cejas, cejisjuntas o incluso pintadas completamente de lado a lado.
Nos desviamos a la izquierda para ver la prisión del Emir conocida como Zindan, construida en el s XVIII. La palabra “Zindan” deriva del persa y tiene los siguientes significados: prisión, mazmorra, un agujero para los presos, confinamiento. Consistió en varias cámaras o celdas de castigo y las mazmorras subterráneas que se fabricaron en ladrillo cocido de unos 5 m de diámetro por 6,5 m de profundidad. Básicamente hubo deudores e infractores a la religión.

 

La prisión en sí recuerda a una pequeña fortaleza, con paredes exteriores de ladrillo, una escalera de entrada en forma de arco. La prisión podría albergar a no más de 40 presos lo que muestra una baja tasa de criminalidad.

El Ark o Ciudadela es la residencia de los Khanes. Desde el s IV aC existe en este lugar construcciones de esta índole. La ciudadela contiene; una mezquita, el alojamiento del emir, la sala del trono, los establos, almacenes, mazmorras, departamento de policía, museo, armería, tiendas de ropa, alfombras, utensilios, y otros edificios.

Lo primero que se ve son sus impresionantes puertas macizas, una rampa da acceso a un portal de arco con dos torres enfrentadas, en la parte superior destaca una galería de arquitectura entramada desde donde los Khanesveían las celebraciones y/o decapitaciones que se producían en la Plaza del Registan.

Frente a la ciudadela y cruzando la carretera que corta la antigua Plaza del Registan se encuentra la Mezquita Bolo Hau. Esta Mezquita es el único monumento conservado en la Plaza de Registan. El complejo consta de un estanque o depósito, mezquita de los viernes y un minarete. Fue construido en 1712 por orden de la esposa del Emir. La característica más brillante de la mezquita es la decoración del aiwan, el techo de madera, que se apoya en columnas refinadas con capiteles mocárabes, está abundantemente decorado con grecas y adornada con ornamentos florales y geométricos.

 

Seguimos en dirección al parque Samani, pero antes de entrar y al sur del mismo se encuentra el Complejo Kosh-Madrasah, la palabra “Kosh”, significa doble, es decir, el complejo está formado por las Madrasa Modari Khan y Abdullah Khan una frente a la otra.
 
La primera se construyó entre los años 1566 a 1567. La fecha queda representada en la parte superior del portal de entrada en un poema en letra mayólica. La fachada está decorada con motivos geométricos fantásticos. El patio rectangular de dos plantas dispone alrededor portales y nichos que conducen a las logias o hudjras (celdas).

La Madrasa Abdullah Khan, fue construida entre 1558-1590. Arquitectónicamente, es más compleja. El hall de entrada forma una galería con dos pasajes al patio. Mezquita y aulas (darskhana) se encuentran en la galería. La mezquita está situada en ángulo con el edificio. El patio interior tiene cuatro aiwans con altos portales. La mayólica es sustituida por mosaicos policromados. La cúpula está decorada con patrones geométricos de estrellas de cinco, ocho y nueve puntas.

 

Entramos en el Parque Samani, el día era muy caluroso, buscábamos un descanso a la sombra de los árboles mientras transitábamos por la zona peatonal, largas avenidas cubiertas de flores y acequias por donde circulaba el agua, daban ganas de bebérsela.


Atravesamos el parque bajo un sol de plomo hasta llegar al Mausoleo Ismail Samani .Este Mausoleo fue construido a finales del siglo IX, como una cripta de la familia Samani. Se compone de una cúpula semiesférica que descansa sobre un cubo. Todas las fachadas son idénticas y la bóveda descansa sobre las cuatro columnas de cada esquina. Se construyó en ladrillos cocidos al horno dispuestos en forma regular formando patrones horizontales, verticales y diagonales en las paredes. También hay detalles separados en forma de discos o rosetas.

En el interior descansan las tumbas de Ismail, la de su padre y su nieto Nasra.

En el mismo parque y muy próximo se levanta el Mausoleo de Chashma Ayub. Se traduce como; pozojash-ma“ y JobAyub”. Una leyenda dice que el profeta Job, después de haber visitado estas tierras, decidió ayudar a las personas que sufrían la escasez de agua del desierto. Golpeando el suelo con su bastón, hizo que brotara una fuente de agua cristalina. El mausoleo se erige sobre la fuente, su estructura es de prisma rectangular y está coronado por cúpulas de diferentes formas, siendo cónica la del edificio principal. Beber agua del pozo tiene propiedades curativas, pero a mí me dio cagalera.

El barrio judío está situado al sur del estanque Lyabi. La Sinagoga data del s XVI y todavía está en uso. Una puerta labrada da paso a un patio blanco con las paredes adornadas con inscripciones hebreas y fotografías. A la derecha se accede a la pequeña sala de oración que está decorada con cortinas de terciopelo y oro. En los atriles descansan las Torah que datan de varios cientos de años.
 

El último monumento que visitamos fue el Chor Minor, o el de los “Cuatro Minaretes” es el nombre de la antigua madraza del califa Niyazkul, construida en 1807. La madraza tenía un patio con hudjras. Una planta, con aiwan, mezquita de verano y el depósito frente a la entrada. La original entrada, es una estructura de cuatro arcos con cuatro torres en las esquinas bajo cúpulas azules. Tres torres fueron utilizadas como cuartos de servicio. La cuarta tiene una escalera que va al segundo piso que funcionaba como sala de biblioteca.

 

 

Bukhara, es una ciudad que te sorprende, de gentes amables y solícitas, volcada en el viajero, acostumbrada, después de miles de años, al intercambio, al comercio, a tratar y recibir a los extranjeros. Pero al mismo tiempo orgullosa de su pasado, monumental y sagrado. Llena de curiosidades que hace que el viajero siempre tenga un recuerdo especial para ella.

 


Uno de los placeres de Bukhara es disfrutar de sus atardeceres, cuando el sol va descendiendo, las familias tayikas y/o uzbekas se van reuniendo en el Lyabi-Hauz,los gritos de los niños y las alegres conversaciones  se mezclan con los olores y aromas de los pinchos de los restaurantes y salones de té (tchaï-khana) que rodean el estanque. Pero es cuando llega la noche cuando la música y los bailes folclóricos inundan la mayoría de los restaurantes más de moda y donde a los uzbekos adinerados se les ve vaciar las delgadas botellas de vodka como si de agua se tratara.


Con estos recuerdos se nos hacía imposible pensar en tener que abandonar Bukhara y emprender de nuevo nuestra ruta hacia Shajrisyabz y Samarcanda. Pero esa historia la contaremos en la próxima entrega….