Largo, largísssssssssssssssimmmmmooo, se nos hizo el vuelo de Madrid a Bangkok. Apenas dormimos un par de horas de las 13 que duró. Como en la canción eran la 6 de la mañana cuando aterrizamos, como no hizo falta visado y ya llevábamos las mochilas salimos directamente a buscar un taxi que por 450 baht, te llevan a la city en aprox, 2 horas, un tráfico endemoniado, pitazos, frenazos, acelerones, cambios de carril de repente…



En el hotel Tara Place todo ok, nos dieron la habitación rápido, así que, ducha y a la calle


Tomamos un tuc-tuc, primera novatada, nos cobró 60 bath, por llevarnos 2 km, lo mejor es taxi con taxímetro, siempre es más barato. Nos dejó en el Wat Suthat o Templo del Columpio (20 bahts).

Por contar algo, diré que en el columpio se sentaban dos monjes que tenían que conseguir una bolsa de oro colgada del extremo de un poste según una antigua ceremonia que fue recientemente prohibida porque muchos morían en el intento.

A continuación nos dirigimos caminando bajo un cielo cubierto, amenazante, pero con un calor asfixiante y húmedo que nos hace sudar mucho, a la entrada de Phukhao Thong o Montaña de Oro, (20 bahts interior templo) a cuya cima se asciende por 318 escalones hasta alcanzar el Wat Saket.

Después de bajar, me dio el apuro, pero gracias a buda había toilet y se pudo remediar el asunto (rápidamente un fortasec)

Nuevamente le dimos a la pata hasta llegar al Wat Rachanddraram Loha Prasat. Aquí los parroquianos se divierten diciéndole a los extranjeros que los templos están cerrados, generalmente los de los tuc tuc, los puestos de venta, etc, Para que les hagas caso a ellos, se entiende.

Siguiendo nuestro recorrido nos dirigirnos a la rotonda donde se encuentra el Monumento a la Democracia.

Muy cerca y bastante cansado alcanzamos la zona de KHAO SAN o cuadrilátero de calles, donde se encuentra las zona de ambiente mochilero y marcha juvenil.

Totalmente derrotados nos dirigimos al Wat Bowonniwet, última etapa del vía cruxis thai.

Por la noche volvimos por la zona de Khao San y nos tomamos una copa mientras oíamos tocar a este muchacho y nos relajábamos con unas birras.

Luego cenamos en Mai Kai dee, que me recomendó la aplicación de Tridavisor para móviles. Esta aplicación está disponible para varias ciudades de casi todos los países. Te busca hoteles, restaurantes, lugares que visitar e incluso puedes comprar entradas o hacer reservas si tienes conexión, pero funciona perfecto sin ella. Además te proporciona planos de gran exactitud.

Pero mientras, Daniel y Laura entraban triunfales en Roma, asaltaban el Coliseo y pateaban el Foro Romano, se deleitaban con unas copas de vino y el monumento de Víctor Manuel los veía pasear…

El Vaticano los recibió con todas sus pinturas expuestas en la Capilla Sixtina y se dieron una vuelta por el “palomar”, como llamó yo Castello de San Michelangelo…El Papa estaba en Brasil…en fin otra vez será…si tiraron la monedita, en dónde???…
Y como dice la canción de ….

Continuará,,,,,,,Viaje con nosotros: destino Tailandia.