Esta nueva entrada no tiene nada que ver con el viaje a la India, si no con la inquietud de compartir ciertos momentos, ideas, recetas, libros o música. Los “cursis” dirían que sentimientos, el amigo Tino diría que “orgasmos esofágicos”, pero en realidad, es poner por escrito o en imágenes lo que nos va sucediendo y quieres de alguna manera trasmitirlo o contarlo aquellos que no están cerca o presentes pero los sientes próximos.

 

Este plato surge en forma de homenaje a la cultura árabe que tanto nos gusta. Estaba en casa viendo el Telediario de TV-1y anunciaban a bombo y platillo, que tanto Damascocomo Alepo, ciudades Sirias, estaban siendo sistemáticamente bombardeadas y prácticamente muchos de sus edificios más notables estaban siendo destruidos y su población diezmada.

 

En seguida me vinieron los recuerdos del viaje que hicimos a Siria y Jordania en 2009, sus zocos, sus mezquitas, los cantos del muhaidin, la gente tan amable, los comerciantes siempre solícitos para que entres en sus tiendas con palabras amables, su intención es vederte algo, pero eso no lo niegan.

 

A continuación informaban que El Rey Don Juan Carlos había impuesto la Cruz Laureada de San Fernando, la máxima recompensa militar en España, al Regimiento de Caballería Alcántara que dio su vida para proteger a sus compañeros durante la retirada del Rif en el ‘Desastre de Annual’ en 1921.

 

Nuevamente me trasladé a la semana que Rosi y yo pasamos en Marruecos en febrero de 2012, recorriendo la zona del Rif y se me revolvió el estómago que le diesen tal merito a aquellos que masacraron a una población sobre la que decían que ejercían el protectorado. Vamos que los moritos le dieron la del pulpo antes de irse. Bien por ellos. Libertad de los pueblos.

Entonces decidí que tenía que hacer un plato de homenaje a Sirios y Marroquíes, para subirles el ánimo a ellos, a mi y de paso que le sirva a Daniel que está en Madrid estudiando. Sobre todo a él que lo echamos mucho de menos. El plato es Fattet Bathenjan algo modificado por mi, para que se parezca al plato turco İskender kebab (berenjena, cordero en tiras y yogur).

 

La receta original la he tomado de Anud Abbassi que es la presentadora del programa Cocina árabe de Canal Cocina. Aunque es de Jordania su cocina está siempre llena de ingredientes especiales que define la gastronomía de la región de la Gran Siria.

Bueno lo primero será cortar por la mitad 4 berenjenas medianas (lavadas y se le quita el pedúnculo), se hacen unos cortes con el cuchillo y se añade sal y un chorrito (poco) de aceite. Por último se ponen al horno a 180ºC, 40 min. Cuando estén doradas (no quemadas) y se pinchen fácil con el tenedor se separan y se dejan enfriar.

 

A continuación se pelan 4 dientes de ajos y se cortan en lascas. Se toma una cebolla y se pica en medias lunas y luego a la mitad. En una sartén se añade aceite que cubra todo el fondo y cuando este caliente se añaden los ajos hasta que se doren (no quemados) y luego le añades la cebolla hasta que se poche (color canelito). Se le añade 1 tomate grande picado en dados pequeños y 4 cucharadas de salsa de tomate.

 

Se mezcla todo y se añade 400 gr (más o menos) de carne de vacuno sal-pimentada (si hubiese cordero mejor y si es la carne de kebab mejor todavía) al sofrito anterior. Cuando hayan pasado 6-8 minutos mezclando la carne con un tenedor todo el rato a fuego medio.

 

Se le añade 1/2 vasito de agua y una cucharada o chorro de “dibs rumman”, melaza de granada. Otra cucharada grande de bharat (mezcla de 7 especies). Se añade una cucharita de azúcar y otra de sal (se prueba y si le hace falta, se añade más revolviendo). Se separa del fuego después de 5 minutos a fuego medio.

 

 

Por otro lado se fríen, en muy poco aceite (1 cda), piñones (si no se tienen pues almendras, anacardos, pistachos.) hasta que estén tostados (no quemados). La berenjena se corta en bastones y se pela la piel negra que se quita y los bastones resultantes se cortan en tacos. Ahora se coge una fuente de cristal y se mezcla todo en ella.

 

Por otro lado se cogen 3 yogures naturales, mejor griegos,  se le añaden 2 dientes de ajo machacados y 3 cucharadas de Tahini (pasta de sésamo) y se bate con la batidora.

 

Luego se mezcla todo en una fuente, se pica cilantro y antes de comer es conveniente freír unos trozos de pan pita (sin quemarlos) y añadirlos por encima.

Creo que es un plato de homenaje que se puede beber con una o dos cervezas bien frías y luego un buen té marroquí. Yo incluso creo que una buena buchada o eructo tipo Ram sería el culmine al plato.

 

Bueno hasta la próxima entrega que será muy pronto porque me bulle por la cabeza algunas nuevas recetas…